Retiro Juvenil Diocesano se realizó en Seminario Mayor San José

Retiro Juvenil DiocesanoCon inmenso gozo y entusiasmo se realizó, en noviembre, el primer Retiro Juvenil Diocesano 2017, en el Seminario Mayor San José de nuestra Diócesis de Chimbote; organizado por el Equipo de la Pastoral Vocacional y la Pastoral Juvenil Diocesana, con el lema “¡Cambia de rumbo, alguien especial te espera... Salgamos y anunciemos a Cristo”.

Se vivió un verdadero ambiente de alegría, cantos, dinámicas, juegos y mucha reflexión, oración y meditación. Fue un espacio donde se invitó a los jóvenes a redescubrir su vocación y su misión en la Iglesia, con el propósito y la motivación de ser el rostro joven de Dios.

Desde la realidad de la Iglesia y de nuestra Diócesis, se les motivó a tener presente algunas acciones primordiales y significativas como el despertar y abrir los ojos a nuestra realidad, buscar el sentido de nuestra vida y la felicidad, escuchar a Dios que me ama y me llama, responder al llamado y a la misión, decidirse por Jesucristo y anunciar todo lo que Dios ha hecho en nuestra vida.

Por otro lado, se reflexionó sobre la vocación a la vida humana. Recordemos que la vida es sobre todo un llamado a ser “imagen y semejanza de Dios” (Gn 1,27), a participar de la intimidad con Dios, a entablar una relación de amistad con su creador.

El llamado que Cristo nos hace, tiene exigencias. El cristiano es un apóstol de la conversión, porque sigue a Jesús en un proceso de cristificación; en la medida que vaya compenetrándose con la persona de Cristo y a la vez se va configurando con Él hasta llegar a decir como san Pablo: “ya no vivo yo, sino que es Cristo quien vive en mí” (Gal 2,20). Cada paso que se da hacia delante en el camino del seguimiento es un paso de conversión que conlleva a la humanización y a la entrega total a Cristo.

Quien busca a Dios sinceramente, sin miedos, sin tapujos ni condiciones, puede estar seguro de que lo hallará. Nuestro Dios no es un Dios inaccesible, al contrario, es cercano, bondadoso, fiel, creativo y misericordioso, no es cerrado ni rígido; nos acoge, sale al encuentro y nos sorprende.

Es por eso, que cuando realmente buscamos su rostro nos encontramos con el Hijo Jesucristo, el único que puede salvarnos y nos llama por amor. Cuando buscamos a Cristo en la oración, Él se nos revela como dador de paz; si le buscamos en la Eucaristía, Él se nos regala como alimento de vida; cuando buscamos a Cristo en el camino, Él se nos acerca y sale a nuestro encuentro con los hermanos que sufren. Por lo tanto, quien busca a Cristo encuentra la auténtica felicidad.

Esta auténtica felicidad la podemos vivir y experimentar en los diferentes estados de vida, ya sea como un buen laico comprometido, en la vida del matrimonio, o en la vida sacerdotal o religiosa, dando un sí único y verdadero cono donación total a Dios y a su Iglesia.

Nunca debemos olvidar las palabras de Jesús que nos dice “vengan y verán”. De esta manera nos daremos cuenta que el seguimiento de Jesús nace de la experiencia, de hacer el camino con Él; sin perder el sentido de que toda vocación cristiana y todo descubrimiento de Jesús es un deseo, una búsqueda, un encuentro con Él; con el único propósito de comunicarlo y compartirlo con los demás. Por eso, ¡salgamos y anunciemos a todos lo que hemos visto y oído! (Pbro. Pedro Montero Huiman – Asesor Pastoral Juvenil)

PORTADA MAR ADENTRO ABRIL 2018

logo voluntarios22

 

face padre sandro

 

voluntariado

logo coro diocesano

Diócesis de Chimbote

Jirón Ladislao Espinar 456 -  Chimbote - Ancash PERÚ
Teléfono (051) 043 324171 - Email: correo@obispadodechimbote.org